Bailando con Margot

El filme comienza en La Habana de 1958, en la casa de la acaudalada viuda, Margot de Zárate, —ambientada fundamentalmente en el Museo Nacional de Artes Decorativas—donde se ha cometido el robo de un valioso cuadro, La niña de las cañas, de Leopoldo Romañach (Cuba, 1862 – 1951). Llega el investigador y necesariamente la película tiene que recurrir a retrospectivas (viaja en el tiempo por 1918, 1928, 1933) para relatar la vida de Margot.