Mi Cuba, mi Patria

Cuba es un archipiélago con un área de 109 886,19 km2, de los cuales 107 466,92 km2 pertenecen a la isla de Cuba, 2 419,27 km2 a la Isla de la Juventud y el resto a los cayos adyacentes.[45]

La isla de Cuba es una franja larga y estrecha, cuya parte más ancha (Playa Tararaco GanadoPunta Camarón Grande) mide 191 km y la más estrecha (MarielMajana) apenas 31 km, con una longitud de costas de 3 209 km al Norte y 2 537 km al Sur. Cuba ejerce jurisdicción marítima hasta 12 millas (19,2 km) y jurisdicción pesquera hasta las 200 millas (320 km).

Se extiende entre los 74 grados, 7 minutos, 52 segundos y 84 grados de longitud occidental en relación con el Meridiano de Greenwich, y entre los 19 grados, 46 minutos, 36 segundos y los 23 grados, 17 minutos y 9 segundos de latitud norte. Los límites del archipiélago cubano son: al Norte, el estrecho de la Florida, que lo separa de Estados Unidos de América por 180 km, y los canales de San Nicolás y Viejo de Bahama, que lo separa de la Comunidad de las Bahamas por 21 km; al Este, el paso de los Vientos entre Cuba y la República de Haití por 77 km; al Sur, el Mar Caribe y el Estrecho de Colón, este último lo separa de Jamaica por 140 km; y al Oeste, el estrecho de Yucatán, hacia los Estados Unidos por 210 km.

El relieve en Cuba se caracteriza por la presencia de terrazas marinas y fluviales, el desarrollo especial del carso y los tipos de costas biogénicas. También predominan las pendientes desnudas o con una cobertura poco potente de sedimentos sueltos que son intensamente lavados en épocas de lluvias. Predomina el relieve de llanura en un 75% del territorio, seguido por las alturas bajas y montañas. El 4% del territorio nacional está ocupado por humedales.

El territorio cubano posee importantes recursos minerales sólidos. En relación con la diversidad y la magnitud de las reservas, entre los depósitos de minerales metálicos están las lateritas portadores de hierro, níquel y cobalto, así como algunos depósitos de oro y polimetales. En el pasado se explotó hierro, manganeso, cromo, cinc y plata, entre otros; pero en este momento, las reservas existentes, por lo general, tienen una importancia económica limitada.

Respecto de los minerales industriales o no metálicos, en Cuba se conocen depósitos de unas 65 variedades, que se presentan en más de 600 depósitos o yacimientos y más de 900 sitios potencialmente útiles. Entre estos son más comunes los depósitos de rocas carbonatadas (calizas, dolomías y calizas marmóreas) y de rocas de origen volcánico (tobas zeolíticas, basaltos, andesitas y tobas). También se encuentran importantes recursos de metamórficas (mármoles y esquitos calcáreos). Le siguen en orden de importancia los depósitos de sal gema, arcillas, arenas policomponentes, arenas cuarcíferas y bentonita. Se conocen recursos – de distinto origen y menor importancia – de asfaltitas y bitúmenes, caolines, feldespato, fosforita, barita, yeso, vidrio volcánico, cuarzos, magnesitas, micas, paligorskita, silicitas, wollastonita, asbestos, ópalos, granates, grafito, cianita y cuarcitas. Las principales materias minerales tienen un carácter práctico, comprobado por la explotación y su utilización en la economía del país.

Deja una respuesta

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.