Los trabajadores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Informática, Electrónica y las Comunicaciones celebramos mañana nuestro 50 Aniversario.

Este 16 de julio el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Informática, las Comunicaciones y la Electrónica cumple su 50 Aniversario. ¡Muchas Felicidades para todos sus trabajadores y a seguir comprometidos con el proceso de informatización de la sociedad!

#CubaInformatiza  #JovenClubTeConecta

#MincomCuba  #Mochila

Música cubana

La música cubana es la expresión de ritmos y melodías originales de la isla de Cuba, ya sean estos autóctonos o introducidos por los colonizadores españoles y las personas esclavizadas africanas, que arribaron desde el siglo XVI.

En la música cubana, se evidencia una amplia gama de géneros, variantes y estilos que abarcan desde sus nebulosos orígenes hasta el reconocimiento universal de que goza hoy en día. Su origen es muy diverso, debido a que en su integración participaron tanto las etnias indocubanas como las españolas, ejerciendo estas últimas una mayor influencia, pues durante el período de la colonización ocurre un proceso de sincretismo cultural muy significativo como resultado del fenómeno de poblamiento necesario para el desarrollo político, económico y social del continente americano. A partir de este choque de culturas y con la inclusión de pobladores de otros territorios, fundamentalmente de los esclavos africanos, se fraguan naciones que aportarán posteriormente la nueva herencia cultural cargada de un híbrido de razas, religiones, idiomas y nuevas tendencias musicales.

Como todo fenómeno de gestación, la música cubana pasó por varias etapas, que comienza su curso en los rituales de los primeros pobladores y da sus siguientes pasos durante el período de colonización, abarcando desde el siglo XV hasta finales del siglo XIX, donde se precisa destacar el papel de la cultura española y la africana, las primeras festividades y representaciones teatrales, los primeros centros de estudios musicales, la presencia de la mujer en esta manifestación, las figuras representativas, la evolución de los instrumentos, el surgimiento de el Himno Nacional de Cuba, la inclinación patriótica de los músicos populares y la vinculación con los sucesos políticos y sociales acontecidos a lo largo de la historia.

El Amor a la PATRIA

El amor a la Patria es un valor que aprendemos en primer lugar en el hogar, se nutre, luego, en la escuela y se debe ir perfeccionando con los años.
Más que un pedazo de tierra, está vinculada con las vivencias de nuestros seres queridos y las personas con las que compartimos tristezas y alegrías.
Alrededor de este sentimiento giran un grupo de símbolos que toman vida en la bandera, el árbol, el ave nacional; en el himno, en las fiestas cívicas, en los sitios más representativos, en la comida, en el arte y el deporte.
Amar a la Patria es un compromiso con nosotros mismos. Cuidar, por el bienestar de todos, y apoyarnos de manera que podamos unirnos a nuestros vecinos para buscar el bien común, colaborar para hacer más digno nuestro barrio, amar nuestro pueblo o ciudad, conocer nuestra historia, sentir orgullo de nuestra cultura y tratar de conservarla; es también amor a la Patria.
 

Mi Cuba, mi Patria

Cuba es un archipiélago con un área de 109 886,19 km2, de los cuales 107 466,92 km2 pertenecen a la isla de Cuba, 2 419,27 km2 a la Isla de la Juventud y el resto a los cayos adyacentes.[45]

La isla de Cuba es una franja larga y estrecha, cuya parte más ancha (Playa Tararaco GanadoPunta Camarón Grande) mide 191 km y la más estrecha (MarielMajana) apenas 31 km, con una longitud de costas de 3 209 km al Norte y 2 537 km al Sur. Cuba ejerce jurisdicción marítima hasta 12 millas (19,2 km) y jurisdicción pesquera hasta las 200 millas (320 km).

Se extiende entre los 74 grados, 7 minutos, 52 segundos y 84 grados de longitud occidental en relación con el Meridiano de Greenwich, y entre los 19 grados, 46 minutos, 36 segundos y los 23 grados, 17 minutos y 9 segundos de latitud norte. Los límites del archipiélago cubano son: al Norte, el estrecho de la Florida, que lo separa de Estados Unidos de América por 180 km, y los canales de San Nicolás y Viejo de Bahama, que lo separa de la Comunidad de las Bahamas por 21 km; al Este, el paso de los Vientos entre Cuba y la República de Haití por 77 km; al Sur, el Mar Caribe y el Estrecho de Colón, este último lo separa de Jamaica por 140 km; y al Oeste, el estrecho de Yucatán, hacia los Estados Unidos por 210 km.

El relieve en Cuba se caracteriza por la presencia de terrazas marinas y fluviales, el desarrollo especial del carso y los tipos de costas biogénicas. También predominan las pendientes desnudas o con una cobertura poco potente de sedimentos sueltos que son intensamente lavados en épocas de lluvias. Predomina el relieve de llanura en un 75% del territorio, seguido por las alturas bajas y montañas. El 4% del territorio nacional está ocupado por humedales.

El territorio cubano posee importantes recursos minerales sólidos. En relación con la diversidad y la magnitud de las reservas, entre los depósitos de minerales metálicos están las lateritas portadores de hierro, níquel y cobalto, así como algunos depósitos de oro y polimetales. En el pasado se explotó hierro, manganeso, cromo, cinc y plata, entre otros; pero en este momento, las reservas existentes, por lo general, tienen una importancia económica limitada.

Respecto de los minerales industriales o no metálicos, en Cuba se conocen depósitos de unas 65 variedades, que se presentan en más de 600 depósitos o yacimientos y más de 900 sitios potencialmente útiles. Entre estos son más comunes los depósitos de rocas carbonatadas (calizas, dolomías y calizas marmóreas) y de rocas de origen volcánico (tobas zeolíticas, basaltos, andesitas y tobas). También se encuentran importantes recursos de metamórficas (mármoles y esquitos calcáreos). Le siguen en orden de importancia los depósitos de sal gema, arcillas, arenas policomponentes, arenas cuarcíferas y bentonita. Se conocen recursos – de distinto origen y menor importancia – de asfaltitas y bitúmenes, caolines, feldespato, fosforita, barita, yeso, vidrio volcánico, cuarzos, magnesitas, micas, paligorskita, silicitas, wollastonita, asbestos, ópalos, granates, grafito, cianita y cuarcitas. Las principales materias minerales tienen un carácter práctico, comprobado por la explotación y su utilización en la economía del país.